En cualquier momento de nuestra vida, los que apreciamos los minerales, hemos tenido una piedra, un mineral o cualquier roca, con la que nos hemos sentido especialmente vinculados y al poner nuestra atención en ella, hemos percibido un sentimiento de paz y armonía con la naturaleza que nos ha proporcionado verdaderos momentos de bienestar.

 

Puede ser esa piedra que aquel día tu mismo encontraste, o que alguien muy  querido te regaló.

Ese mineral o aquella piedra que significa tanto para ti, pero que no acabas de encontrar el lugar idóneo en tu hogar para tenerlo mas cerca.

Ahora lo puedes conseguir, “personalizando” un conjunto que en cualquier momento te puede apoyar.

El escultor Miquel Condal, nos propone que seamos nosotros mismos los creadores de nuestra propia “escultura”, sacar de nuestro interior ese sentimiento inexplicable.

La grandeza del arte de la escultura reside en que no hace falta hablar, una imagen, una forma, un rasgo  puede plasmar aquello que somos incapaces de definir con palabras.

 

Para ello el escultor sólo necesita que le entregues ese mineral, esa roca o esa piedra y una vez sintonizado con su vibración, podrá desarrollar el mejor entorno para potenciar toda su esencia y realzar su belleza.